REFLEXIONES 3

Hammurabi fue un rey de Babilonia que gobernó de 1792 a 1750 A.C.  Es famoso por ser el primer legislador que la historia reconoce como tal.  Cerca del final de su reinado, promulgó uno de los primeros códigos legales escritos de los que ha quedado constancia histórica.  De él emanaban los preceptos que debían cumplir los ciudadanos y los castigos que conllevaría desobedecerlos.

A pesar de todo, el código era extremadamente cruel para nuestros estándares modernos.  Castigaba con la pena de muerte infracciones leves como el ver a una mujer entrar en una taberna o que los hombres dieran refugio a esclavos huidos y hasta aquellas mujeres que dejaran a sus esposos sin un “buen” motivo.  Por extremista que parezca, el código de ley de Hammurabi dejó algo en claro: El respeto a la ley es uno de los sellos fundamentales de un gobierno exitoso, lo cual sigue siendo valedero en nuestros días.

De allí la importancia que, como ciudadanos, nosotros podamos cumplir lo dicho en Romanos 13., de “sujetarse toda persona a las autoridades que gobiernan. Porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas.”  Hacerlo nos perfilará en el camino de construir una nación que experimente de las bendiciones que Él tiene preparadas para nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: